Bienestar Espiritual:
¿Existen las vidas pasadas?
¿Qué son los mudras?
Somos Conciencia y Energía
Otros Artículos:
Bienestar Emocional --->>
Bienestar Energético --->>
Bienestar General --->>
Niños Indigo --->>
Abundancia Total --->>
Activación del ADN --->>
Ecología --->>
¿Existen las vidas pasadas?
El recuerdo de vidas pasadas
Por: Eduardo Vicenzi

Regresiones a vidas pasadas es un tema de moda en los días actuales. Hay una cantidad muy grande de relatos registrados en libros y revistas respecto de personas que pasaron por el fenómeno y también de los efectos de sus vidas después del hecho. Hemos visto profesionales de la salud, sobre todo psicólogos, psicoanalistas o psiquiatras utilizar esta herramienta para tratar traumas psicológicos cuya causa no pudieron encontrar en esta vida actual utilizando métodos convencionales.

La regresión a vidas pasadas es conocida con el término técnico de retrocognición. En latín, retro significa hacia atrás y cognoscere, conocer. En términos prácticos, retrocognición es conocer hechos del pasado de una persona, pudiendo ser estos de otras vidas, periodo entre dos vidas sucesivas o de la actual vida.

La forma más común de regresión es mediante la hipnosis. Lo que muchos no saben es que hay contraindicaciones a este tipo de retrocognición, también pocos saben que este fenómeno puede ser inducido por nuestra voluntad de forma más segura, saludable y con beneficios más allá del objetivo terapéutico solamente.

Son estos y otros beneficios y los contrapuntos de la utilización in discriminada de esta herramienta de autoconocimiento lo que abordaremos en este texto. Este enfoque está basado en la concienciología. La ciencia que estudia, la forma integral, la conciencia (el alma, espíritu, el principio inteligente más allá del cuerpo físico). Esta ciencia utiliza un paradigma mucho más amplio que la ciencia convencional y por eso puede profundizar y aclarar más ampliamente y de modo técnico, con lógica, de los detalles de este fenómeno.

En el segundo método de retrocognición –el espontáneo- hay la desventaja de no saber cómo ni cuándo va a ocurrir. Las ventajas son la ausencia de riesgo de estar accediendo a información de la vida de otro y de acceder a algo traumático, debido a un mecanismo de autodefensa natural de la conciencia.

El método voluntario exige más persistencia y esfuerzo de la persona, sin embargo, con aplicación de técnicas específicas, las ventajas son incomparables. Además de las ventajas citadas del método espontáneo, la forma auto inducida permite el autocontrol del fenómeno. Esto genera efectos positivos como el aumento de autoconfianza y de la autoestima. También permite a la persona dirigir el fenómeno hacia informaciones más amplias de su historia existencia.

Un investigador de la concienciología, Wagner Alegretti, presidente de la IAC (Academia Internacional de la Conciencia), se tornó un especialista en este método de inducción y ha escrito un libro donde explica las técnicas que utilizó para inducir las retrocogniciones a voluntad. Un punto interesante es que él no había tenido ninguna retrocognición hasta empezar la investigación de este fenómeno, incluso está fue la motivación para investigar el tema, que generó el libro Retrocogniciones, el cual sirvió de fuente para este artículo.

EL FENÓMENO DE LA RETROCOGNICIÓN

En un fenómeno auténtico de retrocognición, la persona visualiza escenas en que está metida, se ve en otra época, usando otro cuerpo, a veces otro sexo, hablando un idioma que no habla hoy. Sin embargo certeza íntima de que es ella misma, pues reconoce la manera de sentir, pensar, juzgar y percibir las cosas, puede incluso revivir las mismas emociones, como si estas estuvieran pasando ahora. El nivel de lucidez de la persona en el momento del fenómeno garantiza la certeza de ser un recuerdo auténtico del pasado de la persona.

La mejor herramienta para producir voluntariamente el fenómeno es la experiencia fuera del cuerpo, también conocida como viaje astral, proyección astral y otros términos, pues permite una expansión mayor de lucidez, ya que estamos actuando con el para-cerebro, sin las limitaciones de la memoria del cerebro físico. En esta experiencia la persona utiliza el cuerpo astral, que ha utilizado en todas las vidas anteriores, por tanto esta utilizando el para-cerebro que contiene más informaciones que el cerebro físico. Así las experiencias son más lucidas, hay un aumento de claridad de las percepciones, la persona esta libre de las interferencias y limitaciones del cerebro físico.

BENEFICIOS DE LA RETROCOGNICIÓN

Sabemos que nuestras experiencias anteriores sirven como base para orientar y optimizar las decisiones futuras, en este sentido, acceder a vivencias anteriores puede evitar la repetición de errores y experiencias innecesarias de las vidas pasadas, permitiendo mejor aprovechamiento y mayor productividad en esta vida.

Podremos también recordar talentos y capacidades conquistadas en el pasado y que hoy desconocemos. Este desconocimiento de nuestra real capacidad es el responsable del sentimiento de incapacidad, de falta de auto confianza y de baja auto estima. Es válido recordar que todo lo que aprendemos en nuestro pasado se torna un patrimonio personal. Que jamás se pierde, sin embargo, se olvida.

La concienciología propone otras técnicas evolutivas para aprovechar mejor la vida, todavía una información directa a partir de la historia de la existencia de una persona puede generar el impacto necesario para desencadenar cambios más efectivos de valores personales y así acelerar la evolución espiritual y sanar trastornos psicológicos. El acceso a la holomemoria también permite una comprensión mayor del contexto en que estamos insertos ahora. Por ejemplo, podemos entender quienes son las personas que hoy forman parte de nuestra familia y cúales son las razones de esto. Eso es comprensible con base a la naturaleza de las relaciones que tuvimos con estas mismas personas en el pasado.

El mejor blanco, posiblemente, de la retrocognición es acceder al periodo entre esta vida y la anterior, y no propiamente a una vida anterior, pues es justamente en este periodo de existencia, fuera de la dimensión física, que hacemos un balance de la vida anterior y con base a esto programamos tareas evolutivas a ser cumplidas en la vida actual. Este tipo de retrocognición permitiría la confirmación de que estamos haciendo ahora lo que programamos en el periodo intermedio.

Nosotros como conciencia, más allá de este cuerpo y de este cuerpo y de esta personalidad que asumimos hoy, tenemos muchas capacidades y posibilidades aún desconocidas. Nuestra historia espiritual (conciencial) es mucho más extensa y rica de lo que imaginamos. Las vidas pasadas nos permitieron adquirir conocimiento y talentos que quedan encubiertos por los condicionamientos impuestos a nosotros por valores equivocados ( desviados de nuestra real naturaleza extrafísica) por al sociedad humana, aún muy inmadura.

La retrocognición es sólo uno de los fenómenos que están a nuestro alcance hacia nuestra evolución espiritual, sin embargo, de nada sirve desarrollar la capacidad de producir cualquier capacidad personal si no sabemos cómo, cuando y por que utilizarla. Sin objetivos que generen alguna ganancia para las próximas vidas, estaremos desperdiciando tiempo, energías y la propia vida.

A pesar del innegable valor terapéutico de la retrocognición, ésta no puede ser contemplada como una panacea universal. La verdadera panacea es la evolución, la cual sólo se obtiene paso a paso, a través del esfuerzo y la lucidez personal.

La auto investigación por medio de la retrocognición es igual que la arqueología: no excavamos el pasado con picos o explosivos, sino con pinzas, pincel y paciencia.

Artículo Publicado en la Revista
“El Buscador y sus Caminos”
Vol. 15, Núm. 10