Ecología
· Los 5 dramas ambientales
· Un urgente llamado a la humanidad
· ¿Por qué eliminar tóxicos domésticos?
Otros Artículos:
Bienestar Emocional --->>
Bienestar Energético --->>
Bienestar Espiritual --->>
Bienestar General --->>
Niños Indigo --->>
Abundancia Total --->>
Activación del ADN --->>

Los 5 dramas ambientales
Padece la Tierra calor fatal

Prevén inundaciones, desaparición de islas, y sequías en 50 años como resultado del efecto invernadero.

Más que extraño será el mundo dentro de 50 años, cuando ya no existan muchas islas del caribe o del pacifico sur y decenas de glaciales sean un recuerdo en video.

Para entonces, el invierno será otoño y el verano un infierno húmedo, las sequías habrán arrasado con cultivos y animales, las inundaciones habrán cubierto ciudades costeras y el agua potable será un bien reservado para pocos.

Aunque pueda parecerlo, el escenario no es ni desolador ni alarmista sino una proyección científica y precisa de lo que sucederá en el planeta más allá de la mitad del siglo como consecuencia del cambio climático que se produce por el calentamiento global. El calentamiento ocurre por la incesante y creciente acumulación de gases contaminantes(dióxido de carbono, metano y óxido nitroso)

Que le impiden a la atmósfera desprenderse del calor generando lo que se llama efecto invernadero, al elevar la temperatura de la superficie por encima de los niveles históricos.

Esos gases provienen en su mayoría de la combustión de hidrocarburos, y si no se detiene de inmediato su crecimiento y se reduce significativamente en el mediano plazo su consumo, la catástrofe climática será inevitable y le costara la vida a cientos de millones de personas.

En otro intento por eludir este futuro comenzó hoyen Buenos Aires la decima conferencia de las partes (cop-10) firmantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (CMNUCC). Adoptada en 1992 y vigente desde 1994 en la Convención de la comunidad internacional admitió el desastre ecológico y sus 189 países firmantes se comprometieron a que en el año 2000 la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) no superaría la registrada en 1990.

Esto estuvo lejos de suceder, por lo que en 1997 se adopto el protocolo de kyoto, un documento anexo que impone mecanismos para reducir las emisiones de GEI y que los países firmantes se comprometieron a adoptar para que en 2012 las emisiones sean un 5% menores a las de 1990.

No obstante el protocolo entrará en vigencia el 20 de febrero próximo luego de que la ratificación por parte de Rusia permitiera contar con la cantidad de países necesarios para iniciar su aplicación.

Las proyecciones de los científicos de las Naciones Unidas, empero, revelan que Washington no reduce sus emisiones de GEI el resto del mundo deberá eliminarlas por completo antes de 2005 para cumplir el Kyoto. Nadie podra quemar un litro de gasolina en todo el mundo. Y aun así será insuficiente porque Estados Unidos seguirá produciendo gases contaminantes de manera creciente.

Aunque el protocolo impone la reducción del 5% de la emisión de GEI por debajo de los niveles de 1990, las organizaciones ambientalistas exigen rebajas de un 30% de GEI por debajo de 1990 para el 2020 y que se llegue a un 75% para la mitad de siglo. Solo así, aseguran, la supervivencia del planeta estará garantizada.

El problema del calentamiento reside en que los últimos 100 años la temperatura promedio del planeta se elevo 0.6 grados centígrados (la mayor parte desde 1950) y que llegara a los 6 grados a fin de siglo si todo sigue igual.

La intención de Kyoto es que para 2100 el calentamiento no supere los 2 grados centígrados, un umbral que no evitará las catástrofes climáticas y humanas, pero que las mantendrá dentro de los niveles que consideran aceptables.

Si se supera el umbral de los dos grados centígrados, con el tiempo el aumento de la temperatura del planeta producirá estragos ambientales cuyas primeras víctimas serán los países subdesarrollados, en particular los del Africa subsahariana, el sudeste asiático y América latina.

El calentamiento profundizará la sequía en las regiones que ya la padecen, en algunos casos producirá desertificación de tierras productivas, con olas de calor que dañarán cultivos y devastara el ganado.

La temperatura aumentará el derretimiento de los hielos árticos y antárticos que al volcar cientos de millones de toneladas de agua elevarán el nivel de los océanos cubriendo estados insulares y avanzando sobre las costas más bajas. En los grandes centros urbanos se elevarán los minimos y máximos de humedad y temperatura.

Según Greenpeace, hacia el 2030 en Bangaldesh deberán ser localizadas unos 20 millones de personas cuyas ciudades costeras quedarán sumergidas.

Al avanzar sobre la tierra, el océano penetrará en los acuíferos (reservas de agua potable subterráneos) y los contaminará por salinización.

Las nuevas condiciones de creciente humedad y temperatura serán escenario propicio para el resurgir de enfermedades, como por ejemplo el Dengue, que diezmará poblaciones enteras carentes de defensas convertidas en grupos de alta vulnerabilidad.

Otro factor de alta mortalidad serán los eventos climáticos extremos, como tormentas, huracanes, incendios forestales, inundaciones, que con el tiempo irán incrementando su frecuencia, pero por sobre todo su intensidad.

El cambio climático no es una ficción infantil de una película de Hollywood con efectos especiales sino una realidad que afecta hoy a millones de personas y que afectara a muchas más en la medida en que no haya cambios.

En la fotografía se puede ver el Glaciar de Upsala (Patagonia Argentina) en 1970, y en la imagen de abajo el mismo glaciar pero en el 2010.