Bienestar General:
· Por qué evitar las Bacterias y los Hongos
· El pH, cuestión de vida o muerte.
· Dieta alcalina de desintoxicación.
· Flora intestinal, clave de la salud.
· GLUTATION: El Antioxidante Maestro.
· 20 Razones para tomar Colágeno Hidrolizado
Otros Artículos:
Bienestar Emocional --->>
Bienestar Energético --->>
Bienestar Espiritual --->>
Niños Indigo --->>
Abundancia Total --->>
Activación del ADN --->>
Ecología --->>

AZÚCAR, LA NUEVA ADICCIÓN
Por: Wlliam Ecenbarger y Mary S. Aikins

Aunque este producto constituye un riesgo para la salud pública, la industria alimentaria lo sigue añadiendo a todo.

Existe una industria que comercializa un producto perjudicial para la salud de las personas. Una generación atrás, esa industria era la del tabaco y su producto eran los cigarrillos. En la actualidad se trata de la industria de alimentos y bebidas y su producto es el azúcar: el azúcar que se añade a esos alimentos y bebidas.

El doctor Aseem Malhotra, cardiólogo londinense de 37 años de edad, es un líder de la cruzada antiazúcar en Europa. Acusa a la industria alimentaria de haber tomado prestado el “manual de estrategias corporativas” de la industria tabacalera para esquivar las normativas. “La única diferencia”, señala, “es que mientras el consumo de tabaco era evitable, hoy en día la ingestión de azúcar es casi imposible de evitar”.

El azúcar añadida –y no los azúcares naturales contenidos en las frutas y las verduras- se encuentra en todas partes. Una de las principales fuentes son las bebidas, entre ellas las gaseosas (refrescos), las energéticas (deportivas) y las frutales. Pero un recorrido por cualquier supermercado muestra que también se puede encontrar azúcar añadida en panes, yogures, crema de cacahuate (maní) sopas, vinos y salchichas; es decir, en casi todo alimento procesado. Una sola cucharada de cátsup puede contener una cucharadita de azúcar.

Este “azúcar invisible” se esconde bajo diferentes nombres. De hecho, en Estados Unidos y Europa, un consumidor puede topar con al menos 83 nombres distintos para referirse al azúcar añadida. “Se trata de una mercadotecnia astuta”, dice Helen Bond, nutrióloga de la Asociación Dietética Británica. “Usan términos como “fructosa” para hacer creer a las personas que no están consumiendo azúcar añadida, pero al mismo tiempo pueden llegar a endulzar los alimentos con azúcar blanca”.

“El azúcar que se agrega es completamente innecesaria”, afirma el doctor Molhotra. “Contra lo que la industria alimentaria quiere hacernos creer, el organismo no necesita ningún tipo de energía derivada del azúcar añadida”.

Robert Lustin, endocrinólogo pediátrico de la Universidad de California en San Francisco y líder mundial en la cruzada antiazúcar, señala que el consumo de este producto en el mundo se ha triplicado en los últimos 50 años. Pero, teniendo en cuenta que la población se ha duplicado en medio siglo, el aumento per cápita de consumo de azúcar ha sido de 50 por ciento. “Nuestros alimentos hoy contienen tanta azúcar añadida, que nuestro sistema metabólico no puede procesarla”, observa Lustig. “Nuestro cuerpo hace diferentes cosas con los distintos tipos de calorías. La fructosa (azúcar añadida), en las cantidades que se consumen hoy, se almacena principalmente en forma de grasa por lo común en el abdomen”.

Y el peligro para la salud no es sólo la obesidad: hay pruebas que vinculan el azúcar con enfermedades hepáticas, diabetes tipo 2, afecciones cardiacas y caries. No obstante, la industria de alimentos y bebidas sigue promoviendo el consumo de azúcar con amplias campañas publicitarias de sus productos azucarados. También destina grandes sumas de dinero para oponerse al uso de etiquetas con información nutricional más clara en sus productos, así como para luchar contra el aumento de gravámenes a los alimentos y las bebidas azucarados.

Citemos el caso del Reino Unido: tan sólo en 2014, la industria británica de alimentos y bebidas gastó 256 millones de libras esterlinas en la promoción de alimentos poco saludables, es decir, los ricos en azúcar, grasa o ambos casos. Según un informe reciente de la Unión de Científicos Comprometidos de Estados Unidos, en este país se gastaron cerca de 7,000 millones de dólares en publicidad de productos con azúcar añadida en 2014. De esa cantidad, se destinaron alrededor de 1,700 millones a la promoción de esos productos específicos entre el público infantil.

En 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reafirmo una recomendación previa de que la ingesta ideal del azúcar –sin contar lo que está presente en forma natural en frutas y verduras- no debe exceder el 10 por ciento de la ingesta calórica total. La OMS presentó pruebas firmes que correlacionan el consumo de azúcar con la obesidad, y como la diabetes tipo 2 está claramente vinculada con la obesidad, entonces lo está también con esa enfermedad.

En una dieta ordinaria, el 10 por ciento de la ingesta calórica total equivaldría a unas 12 cucharaditas de azúcar al día. Una sola lata de refresco de 330 mililitros generalmente contiene cerca de 10 cucharaditas de azúcar añadida. “Tenemos pruebas firmes de que mantener el límite del 10 por ciento en la ingesta de azúcares libres reduce el riesgo de sobrepeso, obesidad y caries”, declaró en un comunicado de prensa Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la OMS.

TERMINOS PARA DISFRAZAR EL AZÚCAR AÑADIDA
- Néctar de agave
- Melaza
- Azúcar de remolacha
- Jarabe de arce (miel de maple)
- Jugo de caña
-Azúcar de caña integral
- Jarabe de arroz
- Azúcar impalpable
- Jaraber de melaza
- Miel
- Almibar
- Galactosa
- Azúcar de dátil
- Dextrosa
- Malta
- Jarabe de arroz integral
- Glucosa en polvo
- Edulcorante de pasas
- Drimol
- Lactosa comestible
- Sucrovert
- Fructosa
- Azúcar invertida
- Maltodextrina
- Jarabe de sorgo
- Sirope dorado
- Isoglucosa
- Fiomalt

Un grupo de presión de la industria, el Consejo Internacional de Asociaciones de Bebidas, rechazó la recomendación de la OMS en estos términos: “Respecto a la obesidad, no existen bases científicas para tratar los azúcares libres de un modo diferente a los azúcares libres de un modo diferente de los azúcares intrínsecos (no añadidos)”. El doctor Malhotra responde: “Eso no es cierto. Se debe tener en cuenta la calidad de las calorías. Los azúcares intrínsecos están presentes en alimentos que tienen otros beneficios nutricionales.

NORUEGA, UN CASO DE ÉXITO

Según datos de 2014, los noruegos consumen al menos 37 por ciento menos azúcar que en el año 2000, y la cantidad de azúcar presente en sus alimentos ha bajado de 17 al 13 por ciento en términos de contenido calórico. Una combinación de impuestos, etiquetas más claras en los productos, programas de salud pública, atención de los medios informativos y un mayor interés del público en la alimentación saludable ha sido la clave de que Noruega haya logrado disminuir el consumo local de azúcar.

En este país hoy día se aplican tres impuestos al azúcar: uno general, otro a los chocolates y los productos azucarados, y uno más a las bebidas gaseosas. Sin embargo, las autoridades y organizaciones del ámbito de la salud sostienen que el consumo de azúcar es aún muy alto. En 2015, por recomendación de expertos en salud, el gobierno noruego aumentó el impuesto al azúcar, y pronto podría elevar también el gravamen a los refrescos.

El sistema de etiquetas en los alimentos se usa en Noruega desde 2009. El símbolo de una cerradura verde, tiene el fin de ayudar a los consumidores a identificar y elegir alimentos saludables, y el 98 por ciento de los noruegos lo reconoce. El etiquetado es voluntario para los productos de alimentos, pero su uso está muy generalizado.

La cerradura simboliza productos que contienen menos grasa, azúcar y sal, y más fibra que otros productos de la misma clase. Aunque la información de las etiquetas no se refiere sólo al azúcar, las autoridades de salud consideran importante que la gente reduzca el consumo de ella. Y ahora están trabajando junto con la industria alimentaria para reducir aún más los azúcares ocultos en los alimentos.

Los ingresos totales derivados de los impuestos aplicados al azúcar en 2014 (la cifra más reciente) fueron 400 millones de dólares. (Stig Michaelsen)

LA PUBLICIDAD DE ALIMENTOS azucarados continúa. El sobrepeso y la obesidad en niños, así como la cantidad de alimentos y bebidas azucarados que consume el público infantil, preocupan en particular a los expertos en salud. En su opinión, es apremiante disminuir o eliminar la publicidad televisiva de alimentos y bebidas azucarados dirigida a los niños.

La provincia canadiense de Quebec, pionera en este terreno, desde 1978 ha restringido la publicidad televisiva de comida chatarra dirigida al público infantil. Hoy día las tasas de obesidad en Quebec son bastante menores a las del resto de Canadá. Otros países que también han restringido los comerciales de bebidas y cereales azucarados y otros tipos de comida chatarra durante las horas en que los niños ven televisión son Noruega, Suecia, Dinamarca, México y Reino Unido.

Sin embargo, los fabricantes de alimentos han hallado otras vías para publicitar comida chatarra dirigida a los niños: Internet, exhibición de productos en programas televisivos populares y en videojuegos.

En la Unión Europea, una iniciativa alentadora para limitar la publicidad dirigida a los niños es el EU Pledge (“compromiso”). Esta idea surgió en 2009 como una forma de que la industria ayudara a alcanzar el objetivo de reducción de la obesidad que la región se había trazado. Las principales empresas de alimentos y bebidas acordaron voluntariamente limitar la publicidad de comida chatarra azucarada dirigida a los niños menores de 12 años. No muestran comerciales televisivos ni anuncios en Internet a este grupo de edad, ni venden sus productos en escuelas primarias, lo que antes era una práctica común. El UE Pledge cuenta ya con 22 empresas afiliadas, que representan más de 80% del mercado publicitario de alimentos y bebidas en la Unión Europea.

En opinión de Marlene Schwartz, directora del Centro Rudd de Política Alimentaria y Obesidd, una organización no lucrativa con sede en Estados Unidos, lo que el EU Pledge está haciendo no es suficiente. “Nos gustaría ver que extendiera también sus restricciones a la publicidad dirigida a niños de 13 y 14 años”, dice.

Otra práctica publicitaria a la que el doctor Malhotra se opone firmemente es la asociación de productos con deportistas, una táctica empleada por la industria tabacalera hace más de 50 años, cuando se contrataban celebridades y deportistas para anuncios de cigarrillos. El experto cuestiona que se permita que los Juegos Olímpicos sean patrocinados por Coca-Cola. La asociación de esta empresa con los Juegos comenzó en 1928. “Coca-Cola asocia sus productos con el deporte, dando a entender que está bien consumir sus bebidas mientras uno haga ejercicio”, escribió Malhotra en el British Journal of Sports Medicine. “Es mentira que la obesidad sólo es producto de la inactividad física. No hay que soslayar los efectos de una dieta deficiente”.

LOS DEFENSORES DE LA SALUD pública sostienen que para combatir el consumo excesivo de azúcar se requieren dos medidas que ya han funcionado para reducir el tabaquismo: más información a los consumidores y aplicación de impuestos. En enero de 2014 se introdujo en México un impuesto del 10 por ciento a las bebidas azucaradas, y las ventas locales de éstas cayeron 12 por ciento a lo largo de ese año. En Francia, un impuesto aplicado a los refrescos en 2012 ha redundado en una reducción gradual del consumo. En marzo de este año, el ministro de Hacienda británico George Osborne anunció la aplicación de un impuesto local a las bebidas azucaradas, dirigido a los productores e importadores de refrescos y en función de su contenido en azúcar.

Si bien la aplicación de impuestos ha tenido cierto éxito, la industria de alimentos y bebidas sigue oponiéndose a la educación del consumidor, tal como las compañías tabacaleras lucharon contra los intentos de los gobiernos por poner mensajes de advertencia sobre los riesgos de fumar en los paquetes de cigarrillos.

Una de las medidas propuestas para informar a los consumidores sobre la cantidad de azúcar añadida a los alimentos era usar etiquetas de “semáforo” –círculos rojos, amarilos y verdes- para indicar la sanidad de alimentos y bebidas. Esta medida, que hoy es un exitoso programa voluntario en el Reino Unido, fue descartada por el Parlamento Europeo en Julio de 2010 por mayoría de votos.

Los defensores del etiquetado no ocultaron su frustración. Peter Hollins, el entonces director ejecutivo de la Fundación Cardiológica Británica, declaró: “El Parlamento europeo debería sentirse avergonzado por poner los intereses de la industria alimentaria por encima de la salud de las personas que representan”.

Mella Frewen, directora general de FoodDrinkEurope (grupo defensor del sector de alimentos y bebidas), señaló que los requerimientos vigentes de etiquetado proporcionan información suficiente. “Los fabricantes europeos de alimentos y bebidas (ya) ofrecen información clara en las etiquetas, con una lista de calorías y nutrientes clave, incluidos los azúcares lo que permite a los consumidores tomar decisiones informadas”, dijo. La Organización Europea de Consumidores, que representa a unos 41 grupos de consumidores en 31 países, disiente de ella. “Los Consumidores no tienen idea de la cantidad de azúcar que ingieren”, afirma Ilaria Passarani, directora del Departamento de Alimentación y Salud de esa organización, con sede en Bruselas.

Mientras en la Unión Europea continúa el debate sobre la inclusión de información más clara en las etiquetas, la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA) en Estados Unidos hace unos meses anunció su nuevo esquema para las etiquetas de la información nutricional. El 20 de mayo agregó un renglón a sus lineamientos de elaboración de etiquetas: que se debe indicar debajo del renglón del contenido total de azúcar cuánta de ella es “azúcar añadida”. Esta medida tiene como fin permitir a los consumidores distinguir entre los azúcares naturales que están presentes en los alimentos y aquellos que se agregaron durante la elaboración.

LAS PRUEBAS CONTRA EL AZÚCAR y sus efectos dañinos para la salud siguen acumulándose estudio tras estudio. Kimber Stanhope, bióloga nutricional de la Universidad de California en Davis, completó en 2015 una investigación de cinco años sobre el vínculo entre el jarabe de maíz de alta fructuosa, un edulcorante de uso común, y el riesgo de infartos y ataques de apoplejía. “Las personas deben darse cuenta de que no hay riesgos asociados a al reducción de la ingesta de azúcar”, dice la experta, “pero si corremos riesgos si seguimos consumiéndola en grandes cantidades mientras esperamos a que surjan pruebas concluyentes. Los padres no deberían permitirse ni permitir a sus hijos el consumo diario de azúcar, sino considerarlo un alimento para las ocasiones especiales”.

Estudios recientes indicaron también que el azúcar, al igual que el tabaco, puede ser adictiva. Eric Stice, neurocientífico del Instituto de Investigación de Oregon, ha examinado imágenes de resonancia magnética de cerebros de adolescentes que muestran que “el azúcar activa el cerebro de modo similar al efecto de drogas como la cocaína”. Agrega que las personas desarrollan tolerancia al azúcar de manera análoga a la habituación de fumadores y drogadictos. “Eso significa que cuanta más azúcar consumimos, menos gratificados nos sentimos. Como resultado, tendemos a aumentar el consumo”. Otros estudios indican que el azúcar es adictiva porque activa el circuito generador de placer del cerebro.

¿QUÉ PODEMOS HACER para reducir la ingestión de azúcar añadida? “Existe una manera sencilla de resolver este problema en el hogar: consumir comida verdadera”, dice el doctor Lustig. “Me refiero a los alimentos no procesados, a los que uno puede preparar en casa. Una porción de pescado fresco es comida real; una croqueta de pescado precocido no lo es. Debemos alimentarnos y alimentar a los niños de forma más natural”.

Y podemos impulsar cambios en la industria de alimentos y bebidas. “El trabajo constante por parte de los ciudadanos comunes fue lo que permitió eliminar el cigarrillo de los restaurantes, aviones, lugares de trabajo y escuelas. Tenemos que hacer lo mismo con el alud de azúcar presente en los alimentos que consumimos”, añade Lustig. “Si no dejamos de envenenar nuestro organismo con azúcar, tanto los adultos como los niños sólo engordaremos y nos enfermaremos. Y los costos serán astronómicos.